Texas

Se declara culpable de asesinar a familia

Samuel Enrique López es acusado de cuatro homicidios, entre los que se incluye el de un niño de 3 años de edad

Agencias

Agencias

miércoles, 22 abril 2020 | 11:47

Laredo – Samuel Enrique López, acusado de cuatro homicidios, incluyendo el de un niño de dos años de edad, confesó haber causado estas muertes durante un verdadero río de sangre, escenificado en una vivienda del sur de la ciudad, la semana pasada, publicó el rotativo Primera Hora. 

En ese lugar, fallecieron violentamente Zaira Martín-Fuentes, de 33 años, sus hijos Lesly Hernández, de 18, Pedro Cruz de 12 y Julián Saracho, de 2, a manos de Samuel Enrique López, de 20 años de edad. 

Los tres primeros fueron victimados aparentemente con un cuchillo en el interior de dicha casa, mientras el cuerpo de Julián fue encontrado asfixiado envuelto en una bolsa para basura, en un lote baldío que se encuentra a menos de una milla de distancia de donde ocurrieron los sangrientos hechos. 

En declaraciones judiciales, que lo incriminan y lo colocan como candidato a la pena de muerte, López aceptó haber sido el autor de estos horrendos crímenes que estremecieron a la sociedad. 

Documentos dados a conocer por las autoridades, establecen que fue el lunes 13 de abril. cuando este individuo llegó a la residencia marcada con el 4509 de la calle Vanessita, como a las 9 de la noche, donde estuvo hasta pasadas las 6 de la mañana siguiente. 

Cámaras de video, captaron al multihomicida saliendo de esa casa, cargando un objeto pesado y abordando un auto color azul, de 4 puertas, en el que llegó. 

Lo descubren hasta el jueves

El jueves 16 de abril, una llamada llegó al cuartel de la Policía, alertando que en esa residencia había manchas de sangre y que no se encontraban sus moradores, por lo que agentes se dirigieron al lugar, descubriendo tres cuerpos cubiertos con una sábana, con piedras, tablas y hasta con una llanta encima, en el patio trasero. 

Se indica que tras haber asesinado a la madre y a los hijos, López los arrastró hasta el patio, escondiendo los cadáveres con lo que encontró, a fin de despistar a las autoridades, las cuales dieron parte del trágico suceso hasta el jueves el jueves 16 de abril, tres días después de los homicidios. 

Los investigadores hablaron con Julián Saracho, esposo de Zaira y padre de los otros tres fallecidos, denunciando que el acusado estuvo saliendo con Lesly y que ya lo había descubierto en ocasiones anteriores cuando se metía a la casa por una ventana. 

Inmediatamente, los detectives se trasladaron a la casa de López, ubicada en 4505 Santa Inés, donde hablaron con el padre del inculpado, dándoles consentimiento de revisar la casa, en tanto que los oficiales pedían apoyo para trasladar a López a las oficinas policiacas centrales, como principal sospechoso de este cuádruple homicidio.