Florida

Pierde la custodia de su hija por ayudar a pacientes con coronavirus

Theresa Greene es doctora y trabaja en un hospital de Miami-Dade

Miami Herald

Agencias

martes, 14 abril 2020 | 11:03

Miami – Como médico de la sala de emergencias de un hospital del sur de la Florida, Theresa Greene trabaja ayudando a los pacientes que padecen el coronavirus que lleva varios meses azotando al mundo, publicó el Nuevo Herald.

Como madre, Greene valora el tiempo extra que pasa con su hija de cuatro años, que estudia prekínder pero ahora está en la casa debido a la pandemia. Greene le enseña a la niña sencillas operaciones de matemática y a memorizar letras.

Pero los dos trabajos que realiza Greene están en peligro después que un juez del Condado Miami-Dade, tras citar el alto riesgo de que la pequeña podría resultar infectada por su madre, le quitó temporalmente la custodia materna. Eric Greene, exesposo de Greene, con quien la doctora comparte la custodia de la niña, le pidió al juez que proteja a la niña de la madre.

“La suspensión está únicamente relacionada con la pandemia del COVID-19”, escribió el viernes en su orden el juez de Circuito Bernard Shapiro.

El lunes, los abogados de Theresa Greene presentaron una petición de emergencia ante el Tercer Distrito de la Corte de Apelaciones de Miami-Dade, con la esperanza de que desestime la decisión de Shapiro.

“Lo que ha hecho es arrebatarme injustamente mi hija”, dijo Theresa Greene, de 39 años, en una entrevista el lunes. “Me quedé pasmada de que el sistema legal norteamericano haya permitido que algo así ocurriera”.

Por su parte, el abogado de Eric Greene señaló que se trata de una situación que es solo temporal, y que a la madre se le permitirá recuperar los días por todo el tiempo que pueda perder sin su hija. La niña tiene conversaciones diarias en video con su madre, dijo el abogado, Paul Leinoff.

Por todo el mundo, miles de millones de personas están en confinamiento en sus casas bajo las órdenes de los gobiernos para evitar contagiarse y propagar el virus. Las restricciones han provocado un sinfín de situaciones legales relacionadas con la custodia de niños. Los más afectados son los trabajadores de la salud, quienes atienden a personas infectadas con el virus y corren un mayor riesgo de enfermarse.

La Asociación Médica Americana ha dicho que cree que los trabajadores de la salud deben estar con su familia, siempre que tomen las precauciones para no contagiarse.

Theresa Greene, de North Miami, pidió que no se identifique el hospital donde trabaja. Desde el 2018 , ella y su esposo comparten a partes iguales la custodia de la niña.

La doctora Greene ha dicho que toma todas las precauciones necesarias para no contraer el virus, que se ha hecho pruebas y han dado negativo al COVID-19.

En el hospital, dijo, usa guantes, mascarilla, anteojos y hasta un traje protector cuando atiende a los pacientes más enfermos de COVID-19, y sus lugares de trabajo son constantemente desinfectados. Antes de la orden del juez, la doctora se cambiaba de ropa inmediatamente después de entrar a la casa, y se duchaba antes de ir a recoger a su hija al día siguiente.

“Bastante ya tiene la niña al tener que ir de una casa a la otra”, dijo la doctora. “estoy muy preocupada por ella”.