California

Piden ayuda a la Guardia Nacional y al barco hospital de la Marina

El navío Mercy se utilizará en el condado de Los Ángeles

Agencias

Agencias

lunes, 23 marzo 2020 | 11:11

Los Ángeles – A medida que sigue aumentando el número de muertes por coronavirus en California, las autoridades federales, estatales y locales han adoptado medidas para proteger a los hospitales de lo que se espera que sea una avalancha de pacientes, a la vez que han endurecido las restricciones sin precedentes a los movimientos de las personas en un esfuerzo por frenar la propagación del virus.

Hasta principios del lunes, se habían reportado más de mil 800 casos de coronavirus en California y 35 personas habían muerto. Se espera que el número de casos confirmados crezca a medida que se realicen más pruebas en todo el estado. Los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles confirmaron el domingo una quinta muerte por el virus. También reportaron 71 nuevos casos en el condado, con un total de 411.

Para ayudar a las ciudades de California a reforzar su respuesta a la pandemia, el presidente Trump aprobó el domingo una solicitud del gobernador Gavin Newsom para declarar un ‘desastre importante’ y para que el gobierno federal proporcione ayuda de emergencia, asistencia para el desempleo y servicios legales en caso de desastre.

El presidente dijo que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias enviaría unidades hospitalarias móviles a California en las próximas 48 horas. El estado está en espera de conseguir ocho de estas unidades, para un total de 2 mil camas.

El buque hospital de la Marina, el USNS Mercy, que tiene su base en San Diego, será desplegado a Los Ángeles. El barco puede ser estacionado en la ciudad en “una semana o menos”, dijo el administrador de la FEMA, Peter Gaynor. Aunque sus instalaciones no se utilizarán para tratar a los pacientes de COVID-19, aceptará pacientes con otros problemas médicos en un intento de aliviar la carga de los hospitales, dijo Gaynor.

Trump también anunció que ha firmado el papeleo para que el gobierno federal pague por los despliegues de la Guardia Nacional en California, Nueva York y Washington.

Newsom desplegó el viernes la Guardia Nacional de California para ayudar a los bancos de alimentos en todo el estado a servir a los residentes cuyas necesidades no han sido satisfechas debido a la escasez de alimentos.

El gobernador dijo que la guardia se centraría tanto en las necesidades humanitarias como en las de seguridad pública. Newsom señaló específicamente que el estado quería asegurarse de que “la entrega de alimentos se realice de manera adecuada” y expresó su preocupación por las tiendas de comestibles abrumadas por los clientes que acaparan alimentos y otros artículos esenciales para el hogar.

La fuerza de la Guardia Nacional de California, compuesta por unos 22 mil soldados, se ha activado a menudo en tiempos de desastre y crisis, especialmente en respuesta a devastadores incendios forestales y terremotos.

Mientras tanto, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, instó a los residentes con ingresos disponibles a que hicieran donaciones al fondo de respuesta a la crisis de emergencia de la ciudad, que ayudará a pagar el cuidado de los niños para los trabajadores médicos, subvenciones para familias y personas que necesiten asistencia financiera y comidas para los ancianos.

El domingo Garcetti amonestó a los angelinos que no han tomado en serio las órdenes de practicar el distanciamiento social, anunciando el cierre de los campos de golf de la ciudad, de los aparcamientos de Venice Beach y de los deportes de grupo organizados en los parques de la ciudad, ya que han seguido atrayendo a multitudes.

“Este fin de semana vimos imagenes de demasiada gente abarrotando playas o cañones más allá de su capacidad. Demasiada gente, demasiado cerca, demasiado a menudo”, dijo Garcetti durante su sesión informativa diaria sobre el impacto del nuevo coronavirus. “Cuanto más tiempo hagamos eso, más gente se enfermará y más gente morirá. No hay forma de cambiar eso”.

A partir del lunes, los estacionamientos cerca de Venice Beach y el paseo marítimo estarán cerrados, dijo. En Santa Mónica, la ciudad también decidió cerrar los estacionamientos de la playa.

Las medidas se basan en la orden de Newsom, emitida el jueves, instando a los californianos a quedarse en casa - con algunas excepciones - y poner distancia entre ellos y otros para frenar la propagación de COVID-19. Garcetti emitió órdenes similares la semana pasada, que han cerrado la mayoría de los negocios de la ciudad.

También el domingo, la Autoridad de Recreación y Conservación de las Montañas dijo que cerraba todos sus parques y senderos, que incluyen el parque propiedad de Santa Monica Mountains Conservancy. Los caminos de acceso y los estacionamientos también serán cerrados. Muchos estuvieron abarrotados durante el fin de semana, ya que la gente, ansiosa por salir de casa y entrar en el clima cálido después de días de lluvia, acudió en masa a los destinos al aire libre.

El domingo por la noche, el alcalde de Long Beach, Robert García, anunció el cierre de las canchas públicas de baloncesto, tenis y voleibol de Long Beach, así como de sus parques para perros, parques infantiles y parques de patinaje.

A principios del fin de semana, muchos insistieron en que necesitaban tiempo al aire libre para mantener su cordura.

Clifford Aquino y Ryan Castro, ambos de 28 años, no pudieron ir a sus gimnasios en Cerritos, ya que habían cerrado por orden del gobierno. Así que decidieron ir a Long Beach, donde hay numerosos gimnasios al aire libre y caminos para correr.

“Este es sólo el segundo día”, dijo Castro. “Es un asco”.

“Es un asco, pero tienes que encontrar diferentes maneras de mantenerte activo”, respondió Aquino.

Aquino dijo que se siente seguro usando las máquinas porque es capaz de mantener una distancia segura de los demás. Si un área está demasiado ocupada, encuentra otra, dijo. Él limpia cada máquina con una toallita Lysol antes de usarla.