Florida

Mueren varios adultos mayores de coronavirus tras reunirse para jugar cartas

Sus familiares están convencidos de que el juego tuvo la culpa de sus fallecimientos

Agencias

Agencias

jueves, 16 abril 2020 | 13:47

Miami – El amor por el póker reunía a un grupo de abuelos, pero esas reuniones terminaron en tragedia debido al COVID-19.

Según los informes, Marcy Friedman, original de Nueva York, disfrutaba de su vida de retirada en el sur de la Florida.

“Tenía 94 años cuando falleció, pero tenía una vida social más activa que yo, jugaba a las cartas todas las noches, iba a cenar con sus amigos”, decía el hijo de Marcy, Andrew Friedman.

El póker era su pasión. Cuatro o cinco veces a la semana, ella ayudaba a organizar juegos con sus amigos.

El último juego fue en su condominio de Aventura, al norte de Miami, el 11 de marzo. Fue justo antes de que se pusieran en práctica medidas más estrictas de distanciamiento social, aunque ya se habían dado a conocer casos en el sur de la Florida.

“Tres o cuatro días después del juego, ella me llamó y me dijo que tenía problemas para respirar. La insté a que llamara al 911 y la llevaron al hospital el 15 o el 16”, decía Andrew.

Marcy fue tratada en el Aventura Hospital y ahí dio positivo de COVID-19. También murió allí por el nuevo virus.

Beverly Glasss y Frederick Sands, que también estaban en ese juego de píker, también se enfermaron con COVID-19.

Fueron atendidos en el hospital Memorial Regional de Hollywood, en la misma habitación, y murieron con días de diferencia.

Los otros cinco jugadores de esa noche lucharon contra los síntomas del coronavius y sobrevivieron. El hijo de Marcy está seguro de que el juego tiene la culpa.

Te puede interesar: Muere una enfermera de Miami, madre de un niño de 4 años, tras contagiarse de coronavirus: en su hospital no tenían mascarillas

“Creo que eso problablemente tiene más sentido. El intercambio de abrazos, el intercambio de fichas”, decía.

Andrew pudo conversar por video con su madre antes de que ella falleciera, gracias a las enfermeras y los médicos del hospital de Aventura.