Noticias

Inmigrantes detenidos piden protección

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas informó que por el coronavirus ha dejado libres a 160 personas e instruyó a los agentes para que revisen los casos de personas de más de 60 años

Agencias

martes, 14 abril 2020 | 11:06

AP

Houston – Elsy estaba hablando por teléfono desde un centro de detención de migrantes cuando los guardas se presentaron con mascarillas para evitar el contagio por coronavirus y formularios para firmar, publicó el Diario Las Américas.

Esta solicitante de asilo de El Salvador y otras compañeras habían decido romper sus camisetas para cubrirse el rostro con ellas luego de que una mujer de su unidad dio positivo al COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. Pero los guardas no le darían mascarillas hasta que firmasen el documento, que decía que no podrían exigir responsabilidades a la compañía penitenciaria privada que gestiona el centro de detención en San Diego si contraían el coronavirus, dijeron Elsy y otras dos detenidas, incluyendo una que leyó el texto a The Associated Press por teléfono.

Cuando se negaron el viernes, los guardas se llevaron las mascarillas, dijo Elsy, que habló con la condición de ocultar su apellido por temor a represalias.

Aunque el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) ha empezado a reducir el número de detenidos para minimizar el riesgo de contagios, los que están retenidos en cárceles para migrantes y sus defensores dicen que no hay material de protección y limpieza suficiente, ni espacio para cumplir el distanciamiento social. Temen que el número de casos de coronavirus aumente drásticamente en las próximas semanas como ocurrió en algunas cárceles del país.

El Centro de Detención Otay Mesa, donde está Elsy esperando respuesta a su solicitud de asilo, pasó de un caso confirmado la semana pasada a 12. En total, 72 detenidos en 12 estados han dado positivo al nuevo coronavirus COVID-19 y cientos más están en cuarentena.

Detenidos en al menos cuatro estados contaron que se les negó el acceso a mascarillas, aunque hasta la Casa Blanca ha pedido utilizarlas en público.

CoreCivic, una empresa privada que opera Otay Mesa, negó que los detenidos no reciban material de protección, como las mascarillas, a menos que firmen exenciones. Su vocera, Amanda Gilchrist, explicó el lunes que los presos reciben un “formulario de reconocimiento” que señala que una mascarilla por sí sola no puede protegerlos del coronavirus.

“No era la intención del formulario anterior exigir a los detenidos que renunciaran a todos los derechos relacionados con el coronavirus COVID-19”, señaló Gilchrist añadiendo que la empresa ha dejado de utilizarlos. “Los detenidos solo están obligados a presentar documentación inicial que acredite que se les entregó una mascarilla”.

Mientras las cárceles y prisiones liberan a algunos delincuentes no violentos, el ICE dijo que hasta ahora ha dejado libres a 160 personas e instruyó a los agentes sobre el terreno para que revisen los casos de personas de más de 60 años o con ciertos problemas de salud.

close
search

Ediciones