Nueva York

Hispano, el primer fallecido con coronavirus en una cárcel del estado

Tenía 58 años y cumplía una condena por delitos sexuales en Westchester

Agencias

Agencias

viernes, 03 abril 2020 | 14:37

Nueva York – Juan Mosquero, recluso del Centro Correccional Sing Sing, se convirtió en la primera muerte confirmada de un prisionero con coronavirus en una cárcel en Nueva York, publicó el Diario NY.

El Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria (DOCCS) del estado confirmó que Mosquero murió a los 58 años el 30 de marzo en esa cárcel de Westchester.

La oficina del forense del condado confirmó ayer que Mosquero había dado positivo por coronavirus, pero que la causa exacta de muerte no se determinará oficialmente hasta en unas tres semanas más.

Mosquero estaba cumpliendo condena por delitos sexuales, incluyendo acciones contra un niño, según documentos judiciales.

Hasta el jueves, 24 de los 43 mil prisioneros encarcelados en todo el estado Nueva York han dado positivo por coronavirus, al igual que 11 en libertad condicional.

Mientras tanto, 176 de los 29 mil miembros del personal del Departamento han sido infectados con el virus, informó New York Post.

David Luther, vicepresidente de la región sur de la Asociación de Beneficiarios de Policía y Correccionales del Estado, declaró a Gothamist  que 6 de los aproximadamente 700 presos de Sing Sing dieron positivo por coronavirus, al igual que 29 oficiales de corrección.

No se han reportado muertes relacionadas con COVID-19 en cárceles locales o federales en la ciudad de Nueva York.

En tanto, cientos de presos han sido liberados para evitar contagios y las cárceles de NYC tienen ahora sus niveles más bajos de reclusos desde el año 1949.

Pero liberar presos para evitar el contagio en las cárceles genera al menos dos preocupaciones en las calles de NYC: el posible aumento de los delitos y la indigencia.

Antes de la crisis sanitaria, la reforma penal que se activó en todo el estado Nueva York el 1 de enero había liberado a muchos detenidos para esperar juicio en la calle, algo que NYPD ha relacionado con el repunte este año en el crimen.