Noticias

Difunden imágenes de policía de Miami al consumir cocaína

El exoficial demandó a la ciudad de Miami por despido improcedente al negarse a hacerse una prueba de drogas

Agencias

martes, 10 marzo 2020 | 13:19

Agencias

Miami – En noviembre de 2017, el oficial Adrián Santos del Departamento de Policía de Miami fue expulsado del club nocturno E11even y se le hizo una prueba de drogas. La razón era más que evidente: el hombre había sido captado por la cámara esnifando cocaína en el interior del local, un club de striptease abierto 24 horas.

Lamentablemente, según explica el Miami New Times, no es extraño ver a gente consumiendo cocaína en el sur de la Florida. Pero los agentes de policía sí que tienen unos estándares mucho más altos ya que son los encargados de arrestar a las personas por ese tipo de mala conducta.

El exoficial interpuso una demanda por despido improcedente, un proceso judicial que aún continúa abierto. El activista y documentalista Billby Corben obtuvo imágenes de registros públicos que muestra a Santos soplando alguna cusa esa noche en E11even, justo antes de que la seguridad se lo llevara.

Santos fue acusado de posesión de cocaína y el caso penal sigue abierto, aunque se ha declarado inocente. También tiene un caso civil pendiente que la ciudad violó sus derechos al despedirlo por el incidente. En una demanda presentada en diciembre, argumenta que la ciudad violó la Declaración de Derechos de los Agentes de la Aplicación de la Ley de Florida, una larga lista de protecciones laborales otorgadas a los policías que, según los críticos, permite que los oficiales problemáticos sigan empleados.

El hombre señaló en su demanda que después de ser escoltado fuera del club a las 2:30am del 18 de noviembre de 2017, sus compañeros del Departamento de Policía de Miami (MPD) le impidieron llamar a su abogado, lo interrogaron sin un letrado presente y se lo llevaron al hospital Jackson Memorial a, supuestamente, practicarle un análisis de sangre y orina para una prueba de drogas.

El expolicía relató que los médicos del Jackson Memorial se negaron a realizar las pruebas porque el departamento no tenía una orden para muestras de fluidos corporales. En cambio, dice él, los policías se lo llevaron al Centro Médico Mount Sinai de Miami Beach. Los médicos de ese hospital acordaron tomar muestras de sangre y orina, siempre según la versión de Santos.

También explicó que dos oficiales de MPD lo llevaron a su casa e intentaron entrar en su interior sin una orden judicial y que manipularon pruebas durante el arresto.

En declaraciones al Miami New Times, que ha publicado una noticia al respecto, el abogado de Santos, John Cunill, confirmó que hay interpuesta una demanda porque sus derechos laborales fueron violados cuando la policía lo obligó a hacerse una prueba de drogas. Cunill dice que el video es irrelevante en el contexto de la demanda por su despido.

close
search

Ediciones