Internacional

Denuncian que a muertos en Guayaquil, Ecuador, los creman en la calle

Las autoridades señalan que las funerarias están saturadas

Agencias

Agencias

jueves, 02 abril 2020 | 13:09

Guayaquil – Ante la lenta respuesta de las autoridades en ciudades como Guayaquil, Ecuador, los gallinazos o buitres negros parecen ser los que rondan y vigilan los cuerpos sin vida de las personas que han muerto por el coronavirus y otras enfermedades, publicó el Diario NY.

Desde hace días, residentes en la zona más afectada del país por casos del COVID-19 tienen cadáveres de parientes a los que las funerarias ni el gobierno han ido a recoger.

Jorge Wated, portavoz del gobierno ecuatoriano, dijo ayer que, durante los pasados tres días se han recogido 150 cuerpos.

Los oficiales atribuyen la tardanza entre otras cosas al toque de queda que impide la circulación de personal y civiles.

Adicional, en Guayaquil no hay espacio suficiente en funerarias para el alto número de muertos.

La pandemia complicó el funcionamiento del sistema mortuorio de la ciudad, al aumentar el número de muertos y al mismo tiempo limitar la cantidad de personas que pueden trabajar, reconoció Wated.

“Las funerarias están colapsadas, incluso no tienen personal; los camposantos no tienen capacidad de recibir tanta gente a tanta velocidad; la gente no puede salir de sus casas a hacer los trámites para enterrar a sus fallecidos; el número de muertos crece entre los diagnosticados con covid y la gente sospechosa de haber muerto de covid a la que no se le hizo una prueba: esto genera un cuello de botella“, indicó el portavoz a la BBC.

Mientras los funcionarios de gobierno intentan controlar el caos macabro, las desgarradoras imágenes de los ecuatorianos que no pueden enterrar a sus muertos siguen circulando en redes sociales.

El nivel de gravedad ha llegado a tal extremo que algunas familias, ante la larga espera y las condiciones putrefactas de los cuerpos, supuestamente han optado por cremarlos ellos en el exterior de las viviendas.

Aunque no se puede confirmar que cada uno de los fuegos en las calles correspondan, en efecto, a cadáveres, es alarmante las escenas de este tipo que se multiplican cada día en las redes, lo que pone de relieve la grave crisis humanitaria en el país sudamericano.