California

Ayudan a mariachis con despensas

Las trompetas, los violines y las guitarras fueron silenciadas por el coronavirus

Agencias

Agencias

jueves, 23 abril 2020 | 10:59

Los Ángeles – Las trompetas, los violines y las guitarras fueron silenciadas por el coronavirus; en los últimos dos meses, los mariachis se han quedado sin ingresos económicos, pero la solidaridad afloró y este día fueron favorecidos con despensas de alimentos para aminorar la crisis por la que atreviesan, publicó el rotativo LA Times.

“Nos cayó como agua para chocolate”, manifestó José Cervantes, músico originario de Michoacán, México, poco después de recibir una caja con productos de consumo básico, los cuales fueron entregados por el Consejo de Federaciones Mexicanas (Cofem) en el vecindario de Boyle Heights.

Al menos 10 voluntarios de esa organización se movilizaron hasta el emblemático vecindario, en donde los músicos han hecho su hogar. En un día regular, se congregan en la Plaza Mariachi entre la 1 y 4 pm. A la fecha, llevan dos meses que no pueden reunirse en ese lugar.

Liderados por Francisco Moreno, director de comunidades de Cofem, los voluntarios llegaron a una Vivienda para entregar las despensas que incluyen vegetales y frutas en latas, también leche en polvo y avena, así como frijoles, arroz, lentejas y azúcar, entre otros productos.

“En tiempos de emergencia, tenemos que sacar la casta y apoyar a los que lo necesitan”, dijo Moreno, activista que a través de la organización que representa luchan por los derechos de los inmigrantes, pero en esta oportunidad se han volcado a llevar alimentos a quienes están sufriendo más la crisis.

En esta entrega se beneficiaron más de 150 músicos, aunque según Cervantes la pandemia ha dejado sin trabajo a más de 2 mil personas que viven de “alegrar a la gente”, dijo el guitarrista.

“En cuanto los trajeron [los alimentos], la descargaron y se la llevaron los músicos”, dijo el músico radicado en Los Ángeles desde 1970.

Los mariachis viven de eventos como bodas y cumpleaños, así como de invitaciones a serenatas y presentaciones musicales a donde los invitan.

Esos contratos los obtienen en la Plaza Mariachi, ahí los llaman o llegan a buscarlos las personas interesadas.

“Ahora no estamos recibiendo nada”, contó el oriundo del municipio de Aquila.

Cervantes, de 72 años, toca guitarra y vihuela como parte de un mariachi desde hace más de 30 años. En un tiempo regular, llegaba a la plaza a esperar clientes. “Para ver si hay alguna serenata o alguien está cumpliendo años”, indicó.

En un fin de semana, cuenta este músico, cada integrante de un mariachi se llevaba entre 500 y 800 dólares a su casa. El problema, sin embargo, es que muchos de ellos solo viven del arte.

“Estábamos al día, nos agarró de sorpresa esto”, dijo Cervantes, lamentando que no realizan otras labores.

En un mes, en promedio, generaban como mínimo $2 mil. Ahora, se encuentran en apuro para pagar la renta. Si bien algunos se han beneficiado de la moratoria, temen que puedan ser desalojados.

En este momento, están subsistiendo de préstamos o ayuda que les entregan amistades.

“Nos prestan algo, algunos 50 o 100 dólares”, aseguró.

Dadas las circunstancias, dicen que cualquier ayuda es bienvenida. Ellos tienen un estudio en el 3337 Garnet St, en Los Ángeles, por si alguien desea colaborar.

“En dos meses no hemos agarrado nada (de contratos)”, indicó.

“Quisiera que nos apoyaran con algo, con comida, una donación, no importa lo que fuera”, concluyó Cervantes.