Nueva York

Arrestan a líder religioso por homicidio de secretaria 40 años después

James Burrus siempre fue sospechoso, pero no lo detuvieron hasta ayer en Staten Island

Agencias

Agencias

viernes, 13 marzo 2020 | 17:14

Nueva York – “¡Dios mío! Gracias, Jesús”, gritó sollozando Pearl Snell-Holder en la entrada de su casa ayer, en Brooklyn, celebrando el arresto del “obispo” James Burrus, publicó el Diario NY.

Su hija Lorraine Snell era una joven secretaria legal de 19 años que trabajaba para la oficina del Fiscal del Distrito de Brooklyn cuando fue estrangulada en Newkirk Avenue, Flatbush, en 1980.

Burrus (64), fue arrestado por el asesinato ayer en su casa en Staten Island, donde vivía y celebraba los servicios de la iglesia, detrás de una lavandería en la avenida Delafield.

El detective William Simon del escuadrón de casos fríos de la policía de Nueva York y el detective Michael Gaynor del sur de Brooklyn entregaron a Burrus esposado ayer en un tribunal de Brooklyn, donde fue procesado ante un juez.

La madre atribulada madre que hoy tiene 81 años también agradeció a la reportera Mary Murphy, de Pix11, por seguir insistiendo con el caso criminal durante los últimos seis años.

“Escuchaste todo lo que tenía que decirte y te quedaste conmigo hasta hoy”, dijo Snell-Holder a Murphy.

Burrus siempre había sido un sospechoso principal, pero negaba su participación.

La oficina del fiscal de distrito de Brooklyn, Eric González, inició una larga investigación del caso hace unos cinco años.

Rachel Singer, jefa de la unidad de Ciencia Forense y Caso Frío del Fiscal de Distrito, trabajó en estrecha colaboración con la policía de Nueva York para utilizar tecnología de ADN mejorada.

Debido a la nueva investigación, “el ADN del acusado se asoció positivamente con el ADN extraño encontrado debajo de la uña de la víctima”.

A Lorraine la encontraron estrangulada el 25 de septiembre de 1980 en el asiento trasero de una camioneta, detrás de un supermercado.

Hace años Burrus admitió haber visto a Lorraine en el restaurante “Midwood Terrace” la noche antes, a donde la joven había ido a hacer un pago inicial de 400 dólares para su fiesta de compromiso.

Afirmó que caminó con Lorraine camino a casa bajo la lluvia esa noche. Su cuerpo fue encontrado 12 horas más tarde con un cable alrededor del cuello en un auto cerca de la estación Newkirk Avenue del Metro, detrás de un supermercado donde solía trabajar Burrus.

El vehículo pertenecía al entonces jefe del sospechoso. Burrus luego admitió haber robado una parada de taxis esa misma noche y terminó yendo a prisión por ese crimen.

Salió de la cárcel convertido en predicador, llamándose “obispo”. Y hasta ayer estuvo libre.