Noticias

Aíslan bomberos en condado de Orange por exponerse a coronavirus

Están en la ciudad de Irvine; la estación ha sido desinfectada

Agencias

lunes, 02 marzo 2020 | 17:49

Agencias

Irvine – Un grupo de bomberos fue aislado para realizar pruebas por el coronavirus, después de que fueran expuestos a un posible paciente en el sur de California, publicó La Opinión.

Colleen Windsor, vocera de la Autoridad de Bomberos del Condado de Orange, confirmó este lunes a medios locales que un grupo de bomberos atendió el sábado pasado a una persona que presentaba síntomas similares a los del coronavirus y había recientemente llegado de un viaje internacional.

El grupo de bomberos, del cual no se especificó el número, fue puesto en aislamiento en la ciudad de Irvine, condado de Orange, hasta que los resultados de las pruebas del paciente regresen. La estación de bomberos ha sido desinfectada, explicó Windsor.

También este lunes, las autoridades de Santa Clara, norte de California, confirmaron dos personas más con la enfermedad, elevando el número a nueve de contagiados en el área. Los dos pacientes, que habrían estado en contacto con alguien que era portador del virus, se mantienen aisladas en su casa y bajo vigilancia médica.

En la misma zona, en el condado de San Mateo, se reportó un posible caso que espera de la confirmación de las pruebas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

También se reportó el primer caso en el condado de Placer, cerca a la capital estatal Sacramento. El contagiado es un trabajador de la salud del Hospital NorthBay VacaValley que tuvo contacto cercano con el primer caso de contagio del coronavirus en el condado de Solano la semana pasada.

Ante la preocupación por los posibles contagios, autoridades religiosas del estado han tomado pasos para evitar la propagación durante las misas y eventos parroquiales.

La diócesis de San Bernardino, sur de California, informó que las parroquias ahora “tienen la opción, si lo desean”, de modificar las tradiciones católicas para reducir la posible transmisión de la enfermedad.

Las restricciones litúrgicas prescritas por la diócesis incluyen evitar tomarse de las manos al recitar la oración del Padre Nuestro, hacer el signo de la paz a través de una reverencia en lugar de tocarse las manos o besarse, dar la comunión a través del pan consagrado en lugar de una copa de vino compartida, y recibir la comunión a mano en lugar de en la lengua.

Ninguna de las áreas que componen la diócesis, que agrupa casi un cuarto de millón de católicos de los condados de San Diego, San Bernardino y Riverside, ha registrado hasta el momento un caso de contagio.

Sin embargo, esta zona fue la primera en el país que albergó a cerca de 200 estadounidenses evacuados de Wuhan, China, el epicentro de la enfermedad, y que tras terminar su cuarentena viajaron a sus casas.

close
search

Ediciones