Nacional

Advierten funcionarios de EU segunda ola de contagios en invierno

El riesgo continúa en ausencia de una vacuna o un tratamiento confiable contra el coronavirus

AP

The New York Times

miércoles, 22 abril 2020 | 09:55

Washington – A los detectives de salud pública que intentan recorrer el camino del coronavirus en Estados Unidos, se les ofreció otra pista el martes por la noche cuando un médico forense de Santa Clara, California, reveló que dos personas que murieron en sus hogares a principios de febrero estaban infectadas con el coronavirus, semanas antes de la primera muerte oficial registrada en Seattle.

Ninguna de las víctimas tenía antecedentes de viaje, lo que significa que, con toda probabilidad, estaban infectadas por la comunidad, lo que indica que el virus ya se estaba propagando en ese momento, un recordatorio de la rapidez con que la epidemia ha transformado la vida en el país y en todo el mundo.

La primera muerte en California, el 6 de febrero, fue hace solo 73 días.

En poco más de dos meses, la economía se detuvo, casi todo el país y gran parte del mundo recibieron la orden de refugiarse en sus hogares y la vida se transformó en casi todo el planeta.

En este tiempo, más de 40 mil estadounidenses han muerto, parte de una cifra global de 172 mil, un número que muy probablemente subestima el verdadero recuento.

Tan rápido como el virus se extendió por el mundo, había más evidencia de que el camino para salir de la crisis sería un trabajo largo y difícil.

La lista de eventos cancelados se extiende hasta el verano y el otoño, y los funcionarios de salud pública advierten que, en ausencia de una vacuna o una terapia confiable, el riesgo de una "segunda ola" de infecciones más adelante en el año sigue siendo una grave amenaza.

"Existe la posibilidad de que el ataque del virus en nuestra nación el próximo invierno sea incluso más difícil que el que acabamos de atravesar", dijo a The Washington Post el doctor Robert Redfield, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. .

El país, predijo Redfield, podría "tener la epidemia de gripe y la epidemia de coronavirus al mismo tiempo".

El sorprendente colapso del mercado mundial del petróleo, que vio el precio del crudo caer brevemente en territorio negativo esta semana, fue un reflejo de la profundidad de la crisis económica y una indicación del daño duradero ya infligido.