Actualidad

Sufren carga psicológica médicos que luchan contra coronavirus

La fatiga aplastante, el trauma de ver tantas muertes y el miedo a contraer el virus afecta a la salud mental del personal de salud

Agencias

Associated Press

miércoles, 08 abril 2020 | 10:39

Roma – Maddalena Ferrari se suelta llorando cuando se quita la máscara quirúrgica que usa, incluso en casa para proteger a sus padres adultos mayores del coronavirus que la rodea en el trabajo, en una de las Unidades de Cuidados Intensivos más afectadas de Italia.

En la privacidad de su propia habitación, donde nadie puede verla, la coordinadora de enfermería se quita la máscara que la protege y la esconde, y llora por todos los pacientes perdidos ese día en el Hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo.

"Estamos perdiendo a una generación entera", dijo Ferrari al final de uno de sus turnos. "Todavía tenían mucho que enseñarnos".

Las presiones sobre las Unidades de Cuidados Intensivos en los hospitales de Italia y España pueden haber disminuido en los últimos días, a medida que decrece el número de casos nuevos de virus, pero la carga emocional y psicológica que la pandemia ha cobrado a los médicos y enfermeras que trabajan allí recién comienza a aparecer.

Ya dos enfermeras en Italia se han suicidado, y los psicólogos han movilizado terapeutas y plataformas en línea para proporcionar consultas gratuitas para el personal médico. Los hospitales individuales realizan sesiones de terapia en grupos para ayudar al personal a sobrellevar el trauma de ver tanta muerte entre pacientes que están completamente solos.

Siete semanas después del brote de Italia, el más mortal del mundo, la descarga de adrenalina que mantuvo al personal médico funcionando desde el principio ha sido reemplazada por la fatiga aplastante y el miedo a contraer el virus, dicen los investigadores. Con muchos médicos y enfermeras privados de su apoyo familiar (porque se están aislando), la salud mental del personal médico de Italia y España es ahora un foco de sus sistemas ya sobrepasados.

"El factor de adrenalina funciona durante un mes, como máximo", dijo el Dr. Alessandro Colombo, director de la academia de capacitación en atención médica para la región de Lombardía. "Estamos entrando en el segundo mes, por lo que estas personas están cansadas física y mentalmente".

Según su investigación preliminar, la soledad de los pacientes ha tenido un grave impacto en los médicos y enfermeras. Se les pide que intervengan al lado de los moribundos en lugar de familiares e incluso sacerdotes. La sensación de fracaso entre el personal del hospital, dijo, es abrumadora.

"Cada día es un fracaso", dijo Ferrari, el coordinador de enfermería en el hospital de Bérgamo. “Haces todo por el paciente y al final, si eres un creyente, hay alguien por encima de ti que ha decidido otro destino para esa persona".

La situación es similar en España.

Luis Díaz Izquierdo, de la sala de servicios de emergencia en el hospital suburbano Severo Ochoa de Madrid, dijo que la sensación de impotencia es abrumadora para quienes observan cómo los pacientes se deterioran en cuestión de horas.

"No importa lo que hagamos, se van, mueren", dijo. “Y esa persona sabe que está muriendo, porque la respiración se vuelve más difícil. Y te miran a los ojos, empeoran, hasta que finalmente se rinden.”

Diego Alonso, un enfermero del Hospital de la Princesa, dijo que ha estado usando tranquilizantes para hacerle frente a la pandemia, al igual que muchos de sus colegas. Para Alonso, el miedo es especialmente agudo, dado que su esposa dará a luz pronto.

“El estrés psicológico de este momento será difícil de olvidar. Ha sido demasiado”, dijo.

Julio Mayol, director médico del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, dijo que el personal sufrirá numerosas cicatrices tanto a corto como a largo plazo.

En Italia, más de 13 mil miembros del personal médico han contraído el virus. Más de 90 médicos y 20 enfermeras han muerto.