Actualidad

Descubre el trashcooking

Las claves para cocinar mientras utilizas sobrantes de otros platillos

Agencias

Agencias

sábado, 28 marzo 2020 | 13:45

Los Ángeles – El trash cooking es una tendencia que desde el 2018 ha venido incursionando en el mundo gastronómico como una idea creativa y deliciosa de aprovechar todo el desperdicio de la comida, que siempre termina en la basura, publicó La Opinión.

La traducción al español de trash cooking es “cocinando basura” porque literalmente es lo que se hace. Aunque suene repugnante, no lo es, existen muchas recetas que puedes idear cocinando, por ejemplo, la piel fina de las verduras, o dando uso a la cáscara de frutas como el limón o la naranja.

Según thecooksters.com, el truco principal para dar paso a esta tendencia es echar a volar la imaginación, dejando a un lado los estereotipos de la gastronomía y disfrutando del poder que tienen unos alimentos al ser combinados con otros.

Además que en muchos casos la parte más nutritiva de los alimentos es desechada, al pelarlos para luego cocinarlos. A partir de ahora presta más atención a lo que cocinas y así no desperdiciarás quizás la mejor parte de ese alimento.

Un punto importante es cuidar la presentación. Hay que evitar que ese “desperdicio” que has preparado deliciosamente parezca eso, el desecho de lo que comemos. Dándole tu toque, tanto en el gusto como en la presentación, ya tendrás todo listo.

Entre algunas ideas, al pelar finamente la piel de las verduras y saltearlas en la sartén con ajo y perejil, obtendrás un gran snack para la merienda de las tardes. Otra idea es la piel de la papa: cortarla bien fina y pasarla por aceite. Funcionan para picar.

En cuanto a la cáscara de algunas frutas, como ya habíamos mencionado, estas funcionan para aromatizar la azúcar en los postres. Así que antes de echarlas a la basura piensa en reciclarlas para el próximo dulce casero. Puedes tenerlas tanto dentro como fuera de la nevera.

Esta técnica no tiene restricciones; al contrario, la meta es que puedas imaginar y preparar cuantos platillos sean posibles. Así que has un inventario de lo que tienes en el refri, idea algunos platillos y ¡manos a la obra!

Te Puede Interesar